sábado, 27 de febrero de 2010

Tranquila mi vida,


Me levantó otro día pidiéndole a quien quiera que sea ese al que llaman Dios que me recuerde que paso ayer.

Me despierto entre botellas de alcohol y con la cabeza sin recuerdos, miles de neuronas menos y otra puta resaca. El sol impregna está habitación, me saluda con el sarcasmo al que me tiene acostumbrado los domingos.

Salgo de allí y me meto al baño. Mis ojos se pierden en mi reflejo. Cara alargada, poco afeitado, de hecho hace una semana que no pasa la cuchilla por ella, ojos rojos, ojeras. Doy asco.

¿Hasta dónde hemos llegado? ¡Esto es por ti!- balbuceó esperando que me conteste y me saquen de este jodido infierno.

Pero Ginebra no va a volver a al aparecer. No quiere saber de mi, ni de mi cama.
Tan solo era una más, una puta más entre mis sabanas- me replico.
¿A quien pretendo engañar? Ella fue distinta.
Animó el corazón de este pobre gato que vagaba sin rumbo. Intento que viviera mi séptima y última vida. Que olvidara las otras putas seis que malgasté, que metiera el pasado en una bolsa y lo tirara. Y es que, mira que siempre creí que una rehabilitación adecuada sería mi panacea, pero, el que no entra en razón a los tres años no tiene porque hacerlo a los cuarenta.

Y ahí estará, bajo otros hombres, sonriendo tras haber manchado sus sábanas. Dándoles lo que solo tendría que haberme dado. Maldigo a todo lo que me rodea, maldigo mi vida, la maldigo a ella por hacerme caso y no volver a cruzar mi puerta.

Y es que siete vidas tiene un gato, y yo ya las perdí. Vivo muerto encerrado en mi cárcel, preguntándole al humo de mis cigarros dónde te has metido. Cuestionándole al oxígeno el no traerte a mis brazos.
Porque, aunque no lo creas, quemaría las seis para volver a empezar a tu lado.
Hoy solo me queda ahogarme en un vaso lleno de alcohol con tu nombre, mi Ginebra.

5 comentarios:

María dijo...

He roto con el pasado..

Que texto más real, joder.

Miqui Brightside dijo...

Oye una pregunta
tu blog lo tienes configurado con publicidad?

Neurotic dijo...

Es como si fuera una mañana tras una enorme fiesta con House.

Dara Scully dijo...

Dile que el alcohol no ahoga, solo quema y te pica los ojos.


(mimo
de esquimal)

Casper Deschanel dijo...

Pues si quieres voy contigo, que hoy me apetece algo que acompañe a la Coca cola.

Beso :)

Publicar un comentario

ESTUPIDECES CONTAGIOSAS