viernes, 19 de febrero de 2010

Où s'en vont les coeurs brisés quand ils ont fini d'aimer?


Aunque no te des cuenta mi cabeza y corazón dejaron ya de ir al unísono.
Mi sonrisa ya no baila cuando se escucha tu nombre, ni mi estómago se deshace ante tu tacto. Será que las mariposas que un día fueron huéspedes indefinidos desaparecieron sin avisar, quién sabe.
O será que la escalera a nuestro cielo lleva en ruinas varios meses, como nosotros.

Debes saber que yo nunca quise venderte nubes de falsas promesas, ni tan siquiera encender la llama con mis tristes besos.
Debe ser que jamás creí que llegaría a plantearme escribir un adiós sellado entre lágrimas.

Pero tú no te preocupes, la lluvía se encargará de borrar las huellas que algún día pudiera dejar.

4 comentarios:

Vértigo dijo...

Es preciosísimo...escribes demasiado bien.

Miqui Brightside dijo...

buaaaaaaaaa
qué pasada de foto :)

Crisis. dijo...

Tampoco yo quiero pensar en un adiós sellado entre lágrimas, porque se que la lluvia no va a borrar las huellas...

La foto es genial. Tanto rojo me ha apetecido regaliz. Guapísima :)

María dijo...

Que el agua lo borre todo.. no me cansaré de decirlo, pero es que siempre sale el sol.. ya verás.

Publicar un comentario

ESTUPIDECES CONTAGIOSAS