sábado, 7 de noviembre de 2009

Ya ni respetas los días como hoy


- ¡Buenos días mamá!
- Pero cielo si son las nueve de la noche..
- Pero y quién te ha dicho que los días buenos fueran aqui..
- Siempre con tus cosas.. bueno Nadia, ¿Dónde estás?
- Pues acabo de pasar la esquina en la que el hombre con cara simpática y un acordeón en la mano que toca para que le devolvamos la sonrisa , y ya voy para llegar a la ferretería de escaparate bonito.
- ¿Pero que haces allí?
Eso mismo me preguntaba yo, me sentía perdida, llena de impotencia, buscaba en cada rincón un trocito de paz, de soledad.
- Quería ver una esposición y un hombre que corría me aseguro que en 35 minutos llegaría allí.
- ¿Con quién estás?
- Sola -dije como si fuera lo más normal.
- ¿Por qué?
- Porque ya no me queda nadie realmente, solo gente que me usa , me tira, a los que uso , tiro... He decidio no depender de nadie
- No te entiendo Nadia, esa manía tuya de aislarte del mundo, esa manía de ser diferente, deberías plantearte relativizar tu vida.
- Me organizo bien y ya tengo edad para saber lo que me combiene y no. Y sé que la hipocresía inunda mi vida, pero..
- No me cuentes tus rollos y vuelve a casa pornto.
-Pi,pi,pi..-
Me colgó el telefono como lo habrían hecho todas las personas que me rodean fisicamente.
Nadie es capaz de escuchar tus inquietudes,problemas..es tan fácil estar para los buenos momentos, ¿verdad?Pocas personas son capaces de merecer ser llamadas como tales o de actuar moralmente.Yo solo conocía a una persona y es a la única a la que decidí ciudar desde hace tiempo

3 comentarios:

Hollie A. Deschanel dijo...

Hay gente incapaz de estar en todos los momentos, sean buenos o malos.

Muás!

Vértigo dijo...

Todo es relativo. Soledad, felicidad, compañía.
Te per-sigo.

María dijo...

A veces hay que hacer de fiscal y abogado y de juez imparcial de nuestras vidas. Pero yo no daría ninguna sentencia respecto a mi forma de ver la vida, es un secreto de sumario.
Me gusta esta entrada, es original, y como he dicho por ahí arriba, real.

A veces nos sentimos solos, es una sensación que me gustaría combatir fácilmente, pero me persigue. Qué le voy a hacer!!

Publicar un comentario

ESTUPIDECES CONTAGIOSAS