martes, 1 de diciembre de 2009

.


Una vez hubo una historia aterciopelada, escrita en pasado, presente y futuro,
forjada en el simple algodón.
Así era, sí, un amor tres delicias, un sentimiento que olvida todo vetusto tópico y aprecia las imperfecciones que le hacén único.

Una historia poco común, un espectáculo sorprendente sin final premeditado, con necesidad de un público selecto capaz de valorar una obra maestra no muy complicada de realizar pero dificil de apreciar.

Un amor peredne, lejos de cualquier caducidad, cerca del infinito, semejante a ellos.

3 comentarios:

Crisis. dijo...

las imperfecciones que le hacen único...

:)
me gusta mucho este post!!
un beso enorme guapa

Hollie A. Deschanel dijo...

Un amor de verdad, vaya.

Beso!

Abriendoportalesdeuncalentón dijo...

El amor traspasa fronteras, Lady. :)

Publicar un comentario

ESTUPIDECES CONTAGIOSAS